Métodos de virtualización avanzada

Ahórrese la participación de terceros

La idea detrás de una mayor parte de las tecnologías de virtualización de servidores supone la existencia de un «agente localizado entre la máquina de la huésped por un lado, y, por otro el host físico que se encarga de la gestión de recursos. La ventaja proveniente de un Servidor Privado Virtual KVM consiste en que la tecnología KVM se compila dentro del núcleo del equipo anfitrión, lo que elimina la obligación de cargar otras aplicaciones informáticas – la máquina virtual huésped es capaz de interferir con el sistema host de forma directa. Lo que se traduce en sobrecarga mínima y rendimiento mejor.
Métodos de virtualización avanzada

Un empleo de los recursos mucho más eficaz

Asignaciones de servidor a su completa disposición

Al eliminar la sobrecarga de relacionada con la existencia de una capa de virtualización adicional a través de la cual pasa el flujo de datos completo en dirección al servidor principal, los Servidores Privados Virtuales KVM pueden gozar de un grado de utilización de los recursos del servidor muy mejorada. Los procedimientos de la virtualización KVM se caracterizan por una integración directa en el kernel del sistema operativo del host, lo que significa que todos los Servidores Privados Virtuales se conectan con el hardware del servidor en forma directa. La mínima redundancia en este tipo de comunicación da lugar a más alto nivel de prestaciones reales en comparación con otros sistemas de virtualización.
Un empleo de los recursos mucho más eficaz

Un control absoluto sobre el sistema operacional

Plena libertad de instalar el sistema operacional de su preferencia

Una de las limitaciones de los Servidores VPS, en comparación con los servidores dedicados, suele ser justamente el SO – en la mayoría de los casos usted no puede instalar un SO si este no entra en la lista de SOs que existen en el sistema del proveedor. Teniendo a mano un Servidor Privado Virtual KVM, no obstante, ya tiene la oportunidad – en gran medida - instalar cada uno de los SOs que sea compatible con las características de su servidor y el hardware del servidor madre. Un efecto oportuno que se ha conseguido gracias al método único de virtualización KVM. KVM se integra directamente en el sistema operativo del servidor, con lo que las máquinas huésped se comunican con el hardware de forma directa, descartando la necesidad de facilitar más un nivel de comunicación, fácil de encontrar en una gran parte del resto de soluciones de virtualización.
Un control absoluto sobre el sistema operacional
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL